Gran Logia Simbólica Española

R.·. L.·. Hermes Tolerancia nº 8

La R.·.L.·. Hermes Tolerancia nº 8 fue la primera logia perteneciente a la Gran Logia Simbólica Española que se fundó en Madrid, el día 13 de octubre de 1983. Es, sin duda, la R.·.L.·. Hermes Tolerancia nº 8, Madre de la Masonería Liberal en Madrid. A partir de ella se han creado otras logias. Junto con la R.·.L.·. Minerva Lleialtat nº 1 de Barcelona han sido de los principales pilares sobre los que se ha asentado la Gran Logia Simbólica Española (www.glse.org), Obediencia que hoy reúne a un número importante de logias en toda España.
La R.·.L.·. Hermes Tolerancia nº 8, desde su fundación, trabajó en el Rito Escocés Antiguo y Aceptado, rito que en España tuvo, y sigue teniendo, una gran aceptación. Actualmente nuestra Logia trabaja en el Rito Francés o Moderno. También comenzó siendo una logia masculina, hasta que se transformó en mixta, Iniciándose la primera mujer el 22 de abril de 2002.

Nos dirigimos a personas de ambos sexos que se sientan próximas a nuestras inquietudes de mejora personal y de la sociedad y quieran compartir nuestros ideales sobre la tolerancia, el respeto de los demás y de uno mismo, la libertad absoluta de conciencia y que consideren que las concepciones metafísicas y religiosas son del dominio exclusivo de la apreciación de cada uno de sus miembros, rechazando cualquier afirmación dogmática y defiendan el ideal del laicismo en las instituciones y en las relaciones socio-políticas.

Nuestro método de trabajo

El método masónico de Iniciación está reflejado en sus rituales fidedignamente democráticos, que son el resultado de un elaborado proceso histórico en los que se utilizan símbolos constructivos y abiertos cuya interpretación nos pueden ayudar a esclarecer las incógnitas que se nos presentan en nuestras vidas. Para nosotros, la Iniciación no es algo que se parezca a una experiencia sacramental o mágica, sino un proceso de aprendizaje personal e intransferible.

El Rito Francés o Moderno suprime la invocación al Gran Arquitecto del Universo, por respeto de la absoluta libertad de conciencia de sus miembros, que tienen la total libertad de ser o no ser creyentes de verdades reveladas.

La Masonería es una institución filantrópica, filosófica y progresiva, y tiene por objeto la búsqueda particular de la verdad, el estudio de la ética y la práctica de la solidaridad, y trabaja por el mejoramiento material y moral y por el perfeccionamiento espiritual de toda la humanidad, con un profundo sentido democrático, una concepción laica de la sociedad y un espíritu tolerante.

A través del método masónico, que se puede resumir en la búsqueda particular de la verdad, cada uno de sus miembros debe descubrir la dirección en la que ha de caminar hacia la maestría de sí misma.

En ningún caso es un partido político, una ONG, congregación religiosa, o una empresa mercantil. Cada masón o masona, a título individual, debe tener un comportamiento coherente con los principios masónicos de Libertad, Igualdad y Fraternidad. La Masonería no da consignas a sus miembros sobre sus vidas privadas, profesionales y públicas. Cada masón o masona interpreta su compromiso libremente y en conciencia.

Cada logia es soberana en sus decisiones y el trabajo en la misma es lo fundamental en masonería. Las logias forman parte de Grandes Orientes o Grandes Logias y, en Asambleas Generales anuales, deciden los Estatutos y trabajos comunes a llevar a cabo.

Nuestra logia se reúne cada quince días en un lugar céntrico de Madrid. Además de seguir el rito del correspondiente grado, uno de los hermanos/as prepara y lee un tema, que se debate entre todos.

La Masonería, hoy

Una asociación como la Masonería, que reconoce, defiende y trata de practicar los inalienables derechos de libertad de toda la familia humana, así como el natural derecho a vivir y dejar vivir conforme a la justicia y la solidaridad de la ciudadanía y de todos los pueblos y que condena, sin paliativos, toda injerencia del Estado o de las iglesias en la vida privada, no puede ser soportada por ningún dictador o el uso de la tiranía. Es en ese sentido que el general Franco, con la ayuda del fascismo español e internacional y la complicidad de la Iglesia Católica, persiguió con saña a la masonería española, deportando, encarcelando y asesinando a cientos de sus miembros.

Hoy, el lento proceso de laicización de la sociedad española, aunque aún existen poderosas fuerzas que intentan detener dicho proceso, nos está acercando a una cierta normalización en las relaciones sociales y culturales y, como consecuencia, a una aceptación de la Masonería. Es cierto que esta normalización está mucho más arraigada en el seno de la ciudadanía culta y progresiva, ya que identifican correctamente, en el terreno socio-político, Masonería con democracia avanzada y, en el ámbito privado, Masonería como escuela de tolerancia, de amistad, de autorrealización, de solidaridad y de fraternidad. La Masonería reconoce que no es el caso en el gran público, pues la desinformación y la vigencia de arraigados prejuicios siguen siendo aún la dominante.

 

https://www.facebook.com/hermes.tolerancia

Localización: Madrid

Nuestro email: hermes-tolerancia@glse.org

Nuestra página web: http://win.masoneriamadrid.eu/

Copyright © 2013 Gran Logia Simbólica Española. Todos los derechos reservados. Sitio web creado por Embat