Gran Logia Simbólica Española

Masonería Mixta Adogmática Liberal

La Gran Logia Simbólica Española se define a sí misma como una Obediencia que practica la masonería mixta, adogmática y liberal.

Masonería o Francmasonería:

La Francmasonería, institución esencialmente filantrópica, filosófica y progresista, tiene por objeto la búsqueda de la verdad, el estudio de la ética y la práctica de la solidaridad. Trabaja por la mejora material y moral, y por el perfeccionamiento espiritual, intelectual y social de toda la humanidad.

Tiene como principios la tolerancia mutua, el respeto de los demás y de uno mismo, y la absoluta libertad de conciencia. Tiene por divisa: Libertad, Igualdad, Fraternidad.

Mixta:

En las Logias de la Gran Logia Simbólica Española trabajan en igualdad hombres y mujeres unidos por la Fraternidad y comprometidos con el trabajo, la ayuda mutua y el progreso intelectual y social del edificio humano. En las reuniones masónicas todos los Francmasones son iguales. No existe entre ellos más distinciones que las de la jerarquía impuesta por las diferentes funciones.

Adogmática:

La Gran Logia Simbólica Española no impone ninguna interpretación dogmática de los símbolos en que los francmasones sustentan su trabajo. Cada Francmasón interpretará la invocación al Gran Arquitecto del Universo y todos los símbolos según le dicte su conciencia, con el mayor respeto hacia las diferentes interpretaciones y hacia los Hermanos que las sustentan. Tiene como principios la tolerancia mutua, el respeto de los demás y de uno mismo, y la absoluta libertad de conciencia. Considerando que las concepciones metafísicas y religiosas son del dominio exclusivo de la apreciación de cada individuo rechaza cualquier afirmación dogmática y defiende la más absoluta libertad de conciencia y de pensamiento.

Liberal:

La Gran Logia Simbólica Española pertecene a la rama liberal de la Francmasonería, surgida en 1877 en Francia y cuyo referente es el Gran Oriente de Francia. La mayor parte de las federaciones de logias de la Europa latina no consideran la creencia en un principio espiritual revelado como condición exigible a quienes se hallen dispuestos a trabajar por el progreso de la humanidad. Asimismo, desde los últimos años del s. XIX, en Francia y Bélgica se ha admitido la iniciación de la mujer en algunas logias, contraviniendo también la literalidad del viejo enunciado (“hombre libre…“). La no exigencia de creencias espirituales o religiosas y la admisión del sexo femenino son, desde entonces, diferencias sustanciales entre la masonería continental y la anglosajona, llamadas liberal la una y “regular” la otra. (más información en este apartado Historia-Introducción).

Copyright © 2013 Gran Logia Simbólica Española. Todos los derechos reservados. Sitio web creado por Embat